¡¡¡A LA FINAL!!!

El único grande de la provincia sigue escribiendo su rica historia.

Con fútbol, garra y corazón, el Ferro se plantó en José Ingenieros y logró el pase a la final. Solo 10 minutos de dominio tricolor al comienzo fueron de sufrimiento, luego el temple del equipo revirtió la situación y empezó a dominar, para que en una gran triangulación entre Ramírez, Rossi y Luján derive en la apertura del marcador a cargo del cordobés Nahuel, luego de la perfecta asistencia del Bicho.

Partido controlado, y nada hacía presagiar que después de la correcta expulsión de Acosta, en una jugada de pelota parada, el centro enviado por Piovi no toque en ningún jugador y descoloque a Taborda.

Todo como al principio, pero el resultado seguía favoreciendo a la visita, y así sin mayores emociones se fueron al vestuario. En el complemento Almagro adelantó líneas, pero Central jugó muy concentrado durante todo el período, no permitiendo que el tricolor llegue con peligro.

El Ferro tenía espacios y tuvo un par de mano a mano pero sin efectividad. El encuentro se hacía interminable, el físico pasaba factura, más aún para el local que estaba con un hombre menos.

El equipo fue inteligente y Coleoni también, sacando a los cansados y poniendo jugadores frescos con los ingresos de Ortega por Robles, Renso Pérez por Ramírez y Barrionuevo por Luján.

El Ferroviario manejó el partido hasta el final gracias al tremendo trabajo defensivo de Vera Oviedo y el Kichu Díaz y al incansable despliegue de Rossi.

Y justamente la gran figura del encuentro, el Bicho Rossi, definió de maravillas por encima del arquero Ramírez. Golazo, delirio y festejos en todo Santiago del Estero.

Central Córdoba finalista por el ascenso a la Superliga… ¡HISTÓRICO!
Solo falta un peldaño, no nos pellizquen, déjennos seguir viviendo este sueño.