Agónico triunfo

En la calurosa tarde santiagueña, el Ferro recibía a Colón en el Oeste, en un duelo de necesitados.

El equipo de Coleoni comenzó mejor, plantado en campo rival, siendo dueño de la pelota, sin embargo no lograba tener situaciones claras. La visita recién después de la media hora pudo equilibrar el desarrollo. El partido era intenso, pero se jugaba lejos de las áreas.

En el complemento la paridad continuó, pero con el correr de los minutos otra vez el Ferroviario era el que tenía mayores intenciones de desnivelar el marcador. Con los ingresos de Miracco, Cristaldo y Montenegro, Coleoni busco tener mayor peso ofensivo, y sobre el epílogo del encuentro llegaron las emociones.

A siete del final una media vuelta de Miracco obligó a una gran reacción del arquero Brusián, quién dio un rebote largo y con mucha fortuna terminó encontrándose con el balón luego de la segunda jugada.

El estadio era una caldera, y en la última de la noche, lo que parecía un centro de fácil control para el arquero visitante, derivó en la pena máxima por una infantil infracción del defensor sabalero sobre Herrera; claro penal. Y fue el mismo delantero quien fusiló a Brusián, canjeando penal por gol y desatar el delirio en el Alfredo Terrera. Con esta festejada victoria el Ferro sale de zona de descenso, y le permite trabajar con tranquilidad en la semana para preparar el compromiso que viene; nada más ni nada menos que frente al poderoso River de Gallardo en el Monumental.