Clásico empate

Una verdadera marea negra y blanca que agotó las entradas, copó el Alfredo Terrera para darle el marco que se merecía el clásico.
El primer tiempo fue mediocre, de estudio, imprecisos ambos equipos.

Sin embargo, en la única jugada correcta de la etapa, una contra manejada a la perfección por la visita derivó en el gol de quintero para abrir el marcador. Baldazo de agua fría para el Ferro, que sintió el impacto y no pudo superarlo hasta el final de los primeros 45.

Otra vez se regaló un tiempo.

En la segunda etapa Central Córdoba salió como un león herido, dispuesto a llevarse por delante al rival y no permitió que cruce la mitad de cancha durante varios minutos.

Fueron claves los ingresos tempraneros de Ortega y Jara para cambiar la tónica del partido.

Fueron justamente estos protagonistas quienes se encargaron de conseguir el empate. Ortega llevó la pelota mano a mano con su marca, levantó la cabeza y vio que entraba por el segundo palo Jara, centro preciso y la Joya, de cabeza, estampó el merecido empate para el delirio del oeste. No conforme y con el buen manejo del ingresado Ramírez, Central fue y fue infructuosamente por la victoria pero falló en los metros finales.

Empate con sabor agridulce, pero justo, que mantiene la chances intactas de clasificar al reducido. Ahora a pensar en Chacarita, la última parada del tren del oeste.

 

Mira el Gol de La Joya.