¡Con el corazón!

¡Un parto! Sí, tan así…
El Ferroviario necesitado de triunfos recibía a un golpeado Godoy Cruz. El comienzo del encuentro fue muy impreciso, con un “Tomba” que se mostraba más claro con la pelota que el local, tanto que la más clara de esos minutos la tuvo la visita, obligando a una gran respuesta por parte del Ruso Rodríguez.

De a poco el Ferro emparejó el trámite, hasta que en la mejor jugada de ese período Galeano encaró al arquero, se abrió, tiró un centro preciso que Gervasio Núñez hizo estallar el balón en la humanidad del primer marcador central de los mendocinos.

El árbitro sin dudar cobró mano, marcó la pena máxima y expulsó al defensor. Pero Gervasio Núñez eligió hacer lo que prefieren todos los arqueros, definió a media altura, haciendo lucir al uno de la visita. Penal errado y con lo que le cuesta a Central convertir.

Los últimos minutos de esa etapa encontró a un Ferroviario golpeado por la situación desperdiciada, pero con posesión del balón. En la segunda mitad el equipo de Coleoni entró desconcentrado. Solo Galeano mostraba un buen nivel en el medio, y no se notó en ningún momento la superioridad numérica.

El DT movió el banco y mandó a la cancha a Cristaldo, que impuso un poco de orden, pero seguía careciendo de peso ofensivo. Pero todo cambiaría cuando ingresó Alzugaray por Melivilo (de flojo partido).

Lisandro contagiaba ímpetu, y con su habilidad y velocidad complicó al Tomba. Central ya era más, y comenzó a llevar peligro al área rival. Se lo perdieron Galeano, Alzugaray y Gervasio Núñez en dos ocasiones, una de ellas desperdiciada de manera increíble cerca del punto del penal y con todo el arco a disposición, rematando hacia la posición del arquero.

Último cambio, salió Bay y debutó en Superliga Nicolás Miracco (¡por fin!). El delantero en todo momento demostró visión de juego y género sensación de peligro. Se moría el partido, y a cuatro minutos del final vino la mejor jugada de la jornada: gran combinación entre Gervasio Núñez, Alzugaray y Miracco, para que este último ceda la pelota a Galeano (lejos el mejor jugador de la cancha)  que apareció por izquierda y definió de manera exquisita al ángulo más alejado del arquero visitante. ¡Golazo de Central! ¡Explosión y delirio en el oeste! Pero el hincha de Central siempre tiene que sufrir…

Godoy Cruz salió a vender cara la derrota, así fue que estrelló un disparo en el parante izquierdo de Rodríguez, y luego una descomunal doble atajada del Ruso, ante una muy pasiva defensa, salvaron a Central Córdoba de que sea vencida su valla. Solo quedaba tiempo para una contra en favor del Ferro, pero Herrera inexplicablemente, solo, con todo el tiempo del mundo, desvió su remate por encima del travesaño. Final del partido y locura en Santiago del Estero.

Ganó Central Córdoba, tres puntos de oro, muchas cosas para revisar y trabajar, pero también un poco de tranquilidad para una semana corta de cara al próximo compromiso, visitar ni más ni menos que a San Lorenzo en el nuevo gasómetro.