Debut con derrota

Mucha expectativa por ver al Ferroviario recibiendo a uno de los grandes del fútbol argentino.

Desde el comienzo se iban a poner difíciles las cosas ante el gol en contra de Riaño. Sin embargo el Ferro se sintió tocado en su orgullo y comenzó a desnivelar el trámite del encuentro en búsqueda del empate. Vega se hizo patrón del mediocampo, Ariel Rojas era el jugador pensante en el medio, y con el correr de los minutos Central Córdoba empezó a generar peligro gracias al siempre peligroso Abel Argañaraz, que a no ser por las buenas atajadas del arquero visitante Sosa, la figura indiscutible del partido, el local habría llegado al empate, que hasta el final de la primera etapa hubiera sido lo más justo.

En el complemento Berti inexplicablemente cambió de lugar a Abel Argañaraz, sacó a Vieyra de flojo rendimiento e ingresó a Ribas de punta. Sin embargo el segundo tiempo Ferroviario fue muy pobre. Muy flojo Galeano, no se entiende como Riaño jugó los 90 minutos (no le salió absolutamente nada), no aportaron demasiado los 5 ingresados, Ribas, Cerro, Vella, Fernández ni Barrios. El Rojo terminó el partido haciendo su juego, sin sufrir, con un plantel lleno de habituales suplentes, dejando un sabor amargo a los hinchas Ferroviarios que esperaban este momento hace varios meses.

Mucho por trabajar por parte de Berti, ya que no se notó su mano en el equipo; no quedó clara la idea de juego, y no encontró ninguna solución con las variantes. A ponerle empeño, que esto recién comienza.