Decepcionante

Central Córdoba solo empató ante Olimpo en el oeste.

Historia repetida en el Alfredo Terrera. Otra vez se pagó carísimo la falta de efectividad, para el colmo sucedió todo lo contrario con el muy mezquino equipo de Bahía Blanca, que en una de las pocas que tuvo en el partido se adelantó en el marcador.

Si bien el ferroviario fue dominador en el primer tiempo y tuvo situaciones de riesgo con Ramirez y Barraza, nuevamente se notó la falta de poder ofensivo al dejar muy solo al único delantero de área, Diego Jara. El ingreso de Robles para acompañar a “La Joya” dio sus frutos (no se entiende la insistencia de Coleoni con jugar con un solo punta, y de local); cambio de frente de Ramírez para Barraza, asistencia de Mauro para el Kichu Díaz quien envió un excelente centro, impactado de manera impecable de cabeza por Robles para decretar el empate.

Y ahí el equipo fue una tromba, con más actitud que buen juego, mientras la visita solo atinó a hacer tiempo de manera exagerada durante casi todo el partido. Se lo perdió Melivillo, después Robles, a esa altura los de Bahía ya tenían un hombre menos, y cuando expiraba el encuentro, y después de varios cabezazos, la pelota le quedó regalada a Jara, frente al arco y con el guardameta vencido, pero la tiró inexplicablemente afuera por su defectuoso impacto de cabeza… increíble.

Solo quedó tiempo para que el arquero de Olimpo vuelva a demorar el juego, reciba otra amarilla y expulsión (la primera tarjeta fue por la misma razón), y arme un escándalo de protestas en la que se sumaron los suplentes y cuerpo técnico visitante, en una actitud bochornosa.

Pitazo final y mucha preocupación del pueblo ferroviario, que ve como se siguen resignando puntos, solo se obtuvo 8 de 24 en juego, que ya no deja ningún margen al técnico que no consigue sacar al equipo de zona de descenso.



#Seguinos en Instagram