ElPrimer GRANDE del Interior

Todo comenzaba..

Concluido el campeonato oficial de AFA de 1966, que obtendría el mítico Equipo de José del Racing Club de Avellaneda, quedó establecido que para la temporada siguiente se incorporarían los equipos del interior a un torneo especial. El mismo iba a jugarse en la segunda mitad del año bajo la denominación de Nacional, pasando el campeonato afista tradicional a ser conocido como Metropolitano. Esta nueva competición la jugarían los doce mejores clasificados del ahora Metropolitano de AFA, junto a los cuatro ganadores de los diferentes Regionales en el resto del país. Asimismo, se disputaría un torneo Promocional en el cual intervendrían los eliminados del Metropolitano junto a aquellos clubes que habían quedado en la puerta de ganar sus respectivos Regionales. La idea nació por iniciativa del entonces dirigente de Banfield e interventor de la casa matriz del fútbol, don Valentín Suárez.

Central Córdoba fue el clasificado del Regional del Noroeste.. Los Ferroviarios contaban como antecedente directo el haber ganado por novena vez consecutiva la liga local. Tras conseguir el torneo de 1957, salvo en  el ‘58, desde entonces hasta la fecha, campeonato que se organizaba, copa que iba a parar a las vitrinas albinegras. Los otros tres equipos del interior que acompañaron a los santiagueños en esta primera experiencia afista fueron San Martín de Mendoza, San Lorenzo de Mar del Plata y Chaco For Ever.

Primera fecha y mala pata

Central arrancó el campeonato con el pie izquierdo. Tras una dura derrota 1-0 en su debut frente a River Plate como local, las primeras cinco fechas del torneo lo tenían en el fondo con cuatro derrotas y apenas un empate.

Día de la madre, y del padre también..

El domingo 15 de octubre de 1967, un Día de la Madre, por la sexta fecha, sucedería en Buenos Aires un hecho histórico: el primer triunfo de un equipo del interior indirectamente afiliado a la AFA en la capital de la Nación y frente a un equipo “grande”. El protagonista de la hazaña sería Central Córdoba de Santiago del Estero nada menos que ante Boca Juniors, que contaba en sus filas con monstruos como Roma, Rattín, Madurga y Simeone, entre otros.

El partido en sí

Antonio Carot; Alfredo Mackeprang y René Ruiz; Juan Carlos Rossi, Alberto Chazarreta y Héctor Saganías; Marcelo Aranda, René Taboada, Manuel Rojas, Víctor Pereyra y José Patricio Ayunta

Antonio Carot; Alfredo Mackeprang y René Ruiz; Juan Carlos Rossi, Alberto Chazarreta y Héctor Saganías; Marcelo Aranda, René Taboada, Manuel Rojas, Víctor Pereyra y José Patricio Ayunta

 

El equipo ferroviario era entrenado por Antonio Collado, quien planteó una férrea defensa de cinco hombres con el objetivo de salir en contragolpe y sorprender al rival por la espalda. Sin embargo, los santiagueños no se iban a reducir a este esquema rígido, mostrando un alto nivel de adaptación a diferentes estrategias según las circunstancias del juego. Estaba claro que las dudas habían quedado en el vestuario y que se debía jugar de igual a igual para no irse a casa con las manos vacías.

 Una vez iniciado el encuentro, Boca adelantó sus líneas aunque sin inquietar al “gringo” Carot. Sobre los 7 minutos, Central Córdoba tuvo su primera llegada al arco de Roma cuando el uno xeneize contuvo un violento remate de Saganías. Los locales manejaban el mediocampo pero no podían burlar a los defensores santiagueños. Un momento clave del encuentro se suscitaría instantes después al avance visitante cuando el volante derecho xeneize Norberto Madurga sufriría una seria lesión tras un choque con Ruiz. Pedernera dispuso que Madurga pasara a jugar por el sector izquierdo y González ocupara la otra franja. Pero el ocho boquense no podría terminar el partido. Mientras tanto, Central aprovecharía la variante táctica para desequilibrar continuamente por el ahora costado de González con la movilidad y el juego corto y preciso de Saganías, René Taboada y Aranda. Así, el Ferroviario comenzó a emparejar el trámite del partido. En tanto, Rojas bajaba de su posición de centrodelantero para volcarse súbitamente a la derecha e intentar el desborde.

Sobre el primer cuarto de hora, Boca tuvo su primera chance clara. Tiró Zarich, Madurga, en una pierna, desvió el remate y Carot esforzándose contuvo. Inmediatamente, Central contestó con una jugada individual de Rojas, que eludió a Simeone y cedió para Aranda, el cual remató desviado cuando ingresaba Pereyra en posición de gol. Boca buscaba pero estaban desconectados los medios de la delantera, sólo Zarich insinuaba algo distinto. Encima, las fallas locales en el fondo estaban listas para que en cualquier momento facturaran Rojas y Pereyra, acompañados por el despliegue de Ayunta y Aranda, quienes retrocedían a colaborar en defensa y explotaban en ofensiva los claros que dejaban Marzolini y Silveira.

 A los 20 minutos de la primera etapa se produjo la apertura del marcador. Tras una falta de Rattín a “liya” Ayunta en la puerta del área, el tiro libre fue ejecutado por Aranda. La pelota rebotó en la barrera y el propio “poro” Aranda le pegó de nuevo, desviándose en el defensor boquense Magdalena. Roma se tiró a su derecha donde iba dirigido el remate original pero la pelota ingresó por el palo opuesto. ¡1 a 0! Batacazo.

PRIMER GRITO. “Poro” Aranda saca el derechazo que dará en Magdalena e ingresará al fondo del arco..

De inmediato, Boca se vino con todo al ataque, presionando sobre los mediocampistas albinegros. A los 30’ el Ferroviario sacaría ventaja numérica, cuando Madurga, dolorido en su pierna derecha, abandonaba el campo. Puesto que no había suplentes de campo ya que el reglamento no lo contemplaba, los xeneizes se quedaban con diez y perdían a uno de sus mejores jugadores técnicamente.

Ocho minutos después, Boca tuvo la situación de riesgo más clara. Vino un pelotazo que Saganías rechazó a medias. Pianetti se apropió del balón perdido, gambeteó a Ruiz y centró para la entrada de Zarich. Éste cabeceó y la pelota dio en el travesaño. El rebote lo tomó González, quien ejecutó un tiro fuerte y bajo que Carot se encargó de mandar al córner.

Poco antes del término de la etapa inicial, Pereyra saldría lesionado luego de trabar peligrosamente con Silveira. El aceptable primer tiempo finalizaría con la sorpresiva ventaja santiagueña en el tanteador. Si bien Boca controló en mayor medida el balón, no llegó demasiado a la valla albinegra.

La preocupación de los visitantes por la repentina salida de Pereyra se diluyó con el retorno al campo del jugador. En la primera mitad de la segunda parte parecía que se venia la goleada local. Pedernera cambió el planteo original por uno más ofensivo. Central aguantaba con diez jugadores atrás, dejando a Manuel Rojas, asistido por Aranda, preparados para contragolpear. Boca quería empatar y no podía. El dominio boquense se acrecentaba pero faltaban claridad y orden. Un Pianetti encendido, aunque aislado, era el arma local más importante.

A los 7’ González habilitó a Rattín, pero Ayunta despejó antes que el número cinco pudiera conectar. Enseguida, vino un centro aéreo para la cabeza de Zarich. Potente frentazo ante un Carot vencido. Era el empate… De no ser por la providencial salvada de Ayunta en la línea de fondo.

SE SALVA CENTRAL . Ataque xeneize de los primeros minutos del segundo tiempo. En la secuencia de la izquierda se ve como Ayunta (11) la saca prácticamente en la línea. A la derecha, el arquero Carot observa el esfuerzo de sus compañeros para salvar la caída de su valla.

Tras un centro de González que superó a Chazarreta y Zarich remató alto, los xeneizes tuvieron una nueva y muy peligrosa chance de igualar cuando un potente disparo de Simeone se estrelló en el ángulo izquierdo, luego de un rebote de Carot frente a  un tiro libre de Zarich, producto de una falta de Ruiz a Novello.

A pesar de la lentitud física, el Ferroviario mostraría una velocidad mental y habilidad envidiables para liquidar el encuentro. Sobre los 28’ en un espectacular contraataque Central Córdoba puso el 2 a 0. Carot descolgó un centro de Rattín y la tiró hacia la mitad del campo a la posición de Ayunta. Éste trasladó lentamente el balón y cruzó largo a la derecha para Aranda, quien hizo una pared con Manuel Rojas, que quedó solo frente a Roma. El delantero albinegro amagó, desparramó al arquero y con un tiro débil, apenas elevado, al segundo palo desató la locura. Golazo. Contundente e impensado.

A LO ROJAS. Roma queda en el suelo después del amague de Manuel Rojas. Mientras el uno mira como la pelota ingresa lentamente, el goleador santiagueño sale corriendo a festejar el segundo tanto ferroviario.

Ante tamaña adversidad Boca comenzó a desesperarse aún más, lo cual derivó en un juego brusco en el que los santiagueños no fueron menos piadosos. El árbitro Roberto Goicoechea se vio obligado entonces a expulsar a tres jugadores. Los primeros en abandonar el terreno antes fueron Pianetti y Ruiz por insultarse y empujarse durante un tumulto posterior a una violenta falta de Rattín, de floja actuación, sobre Chazarreta. A falta de nueve para el final, el propio Chazarreta también vio la roja luego de una dura infracción sobre González. Ambos quedaron con sólo nueve hombres, como para agigantar la hazaña.

El gol de Boca llegó a falta de tres minutos para el término del partido. Rattín marcó con un tiro corto tras un centro rasante de González, pero ya todo estaba dicho… Una página nueva se abría.

Con un juego práctico y sencillo, una defensa sólida y una fluida distribución del balón, sin inútiles sutilezas, Central edificó una victoria impactante sobre el resbaladizo terreno de la Bombonera aquella tarde.

Boca Juniors: Roma; Magdalena y Marzolini; Simeone, Rattín y Silveira; Pianetti, Madurga, Novello, Zarich y Alberto Mario González. Como arquero suplente estuvo Minoián. DT: Adolfo Pedernera.

Central Córdoba: Antonio Carot; Alfredo Mackeprang y René Ruiz; Juan Carlos Rossi, Alberto Chazarreta y Héctor Saganías; Marcelo Aranda, René Taboada, Manuel Rojas, Víctor Pereyra y José Patricio “liya” Ayunta. Portero de reserva: Carlos Taboada. DT: Antonio “tripa” Collado Giménez.

Cambios: No había

Goles: 20’PT Marcelo Aranda (CC); 28’ST Manuel Rojas (CC); 42’ST Rattín (BJ).

Incidencias: Ruiz, Chazarreta (CC) y Pianetti (BJ) expulsados a los 36′ ST.

Jugador del partido : Manuel Rojas (CC)

* El plantel del ferro también estaba integrado por Carloz Pérez, Miguel Trejo, Miguel Veliz, Juan Carlos Rossi, Juan Gil Caro, Rene Roberto Taboada, Gabino Jiménez, Jorge Ayunta, Roger Galvan, Roland rejo, Hugo Ávila Y Adrián Nuño. Además como preparador físico se desempeñó “el profe” Luís Alfano y en calidad de masajistas Ricabel Ingratta y Martín Suárez.

 

Honorable comisión directiva!

Por entonces, el Club tuvo una comisión directiva de lujo, cuyo presidente era el Fallecido Ángel Guillermo Alegre, mientras que como vice, se desempeño Don Luís Castellini, quien también falleció hace varios años .

Durante  la era de “Guilli”, el Ferro escribió una pagina grande en la historia del Ferro, llevándolo al sitial de ser UNA DE LAS INSTITUCIONES MAS IMPORTANTES DEL INTERIOR DEL PAÍS. Asumió por decisión de los socios representando a la lista Unión, juventud y tradición en 1967.

La conducción de la entidad del barrio oeste estuvo integrada de la siguiente manera:

Presidente : Ángel Guillermo Alegre

Vicepresidente : Luís Castellini

Consejeros titulares : Alberto Flores, Walter Carabajal, Federico Brander, Luís Ovejero, Dardo de Marco, José Alfano, Luís Moreno, Luís R. Aranda y Luís Segura.

Consejeros suplentes : Miguel A. Navarro, Mike Sialle, Reinaldo Cáceres, Roberto Córdoba, Mario Yocca, Guillermo Chamut, Felipe A Aranda, Raúl Díaz, Victorio González y José Rojas.

Conformaron la comisión revisora de cuentas:

Titulares : Benito Rodríguez, José Delgado y Aldo Argibay

Suplentes : Dionisio Pérez Coronel y José Hernández.

>> Nota del Clarín al papá ferroviario

#Seguinos en Instagram