Épico Central Córdoba… ¡Épico!

Estamos a punto de explotar de tanto orgullo que sentimos.

Este equipo no para de darnos alegrías a todos los Ferroviarios.

En una jornada de intenso calor en La Rioja (se jugó con 40°) y ante una multitud, Central Córdoba enfrentaba a Lanús por las semifinales de Copa Argentina. Miles y miles de hinchas Ferroviarios invadieron La Rioja para hacer sentir a sus jugadores que eran más locales que nuca, sumado al gran respaldo del público riojano que apoyó masivamente al representante del interior.

En un primer tiempo entretenido, el Ferro se mostró un poco más ambicioso que su rival. Apenas comenzó el encuentro el arquero granate sacó del ángulo un gran remate de Bay. Lanús también tuvo lo suyo, gracias al experimentado Sand, quien estrelló un remate en el palo primero, y luego asistió de gran forma para dejar mano a mano a un compañero, pero Nani se cruzó y alejó el peligro. El calor se hacía sentir, sin embargo la intensidad del juego no disminuía, y el Ferroviario tuvo dos claras; Quilez aprovechó un mal despeje de Quignon, pero su remate se fue apenas desviado. Luego un zurdazo de Gervasio Núñez fue atajado por Rossi, quien dio un rebote alto, y Herrera no pudo darle de cabeza la dirección necesaria, cuando tenía al arquero en el piso, vencido. Se retiró lesionado Alzugaray y Coleoni realizó movimientos tácticos: Melivilo por izquierda, ingreso de Kichu Díaz como lateral derecho y Quilez adelantándose como volante derecho.

El complemento mostró un juego más especulativo, más lento, el calor hacía mella en el físico de los protagonistas. Pero Central Córdoba no se resignaba e intentaba buscar el desnivel con mayor claridad que el rival. Lo tuvo Meli, en un centro cruzado, pero el mediocampista no fue preciso y su remate de pique al piso se fue por encima del horizontal. Minutos más tarde, un tiro libre de esquina en favor del Ferro fue despejado por la defensa granate, al rebote lo tomó Cristian Vega quien sacó un fulminante disparo de 30 metros que se coló en el ángulo izquierdo de Rossi, quien solo atinó a ver de cerca el golazo, que a la postre sería el resultado definitivo. Delirio total de los miles de hinchas Ferroviarios que coparon La Rioja. De allí en más los dirigidos por el “Sapito” manejaron los tiempos a la perfección, gracias a la inteligencia de Gervasio Núñez, la experiencia de Meli (de gran partido) y el despliegue habitual del “kily” Vega. Pasaba el tiempo y el granate no lograba acercar peligro al arco del Ruso Rodríguez, salvo con tímidos cabezazos. Corrieron los minutos y el Ferro no sufría sobresaltos, cuando por fin Patricio Lousteau, de flojo arbitraje, decretaba que se consumaba otro hecho histórico: Central Córdoba era finalista de la edición 2019 de la Copa Argentina. Merecida victoria y clasificación, y ahora a enfrentar al River de Gallardo para disputar la final en Mendoza, en fecha por definir. Miles de hinchas, aliento, calor, buen juego, golazo, garra, corazón, lágrimas, emoción, todos condimentos de un triunfo épico de Central Córdoba.