Inmerecido empate

En un estadio colmado, el Ferroviario recibía al Vélez de Heinze, en lo que prometía ser un espectáculo de gran nivel entre dos equipos que apuestan al ataque.

El primer tiempo fue entretenido, con la visita que manejaba el balón con prolijidad pero sin lastimar. Central Córdoba se mostraba ordenado y agazapado para salir de contra cada vez que recuperaba la pelota. Así fue que la ocasión más clara estuvo en los pies de Herrera, luego de un centro desde el piso de Melivilo, pero el delantero Ferroviario desvió el remate cuando estaba solo frente al arquero en inmejorable posición. La visita solo inquietó con un disparo de Janson bien desviado por el Ruso Rodríguez, y Bouzat tiró desviado luego de aprovechar el rebote.

Así se fueron al descanso, con paridad absoluta en juego y ocasiones de gol. Recién comenzado el segundo tiempo, una desatención de la defensa local, permitió que Janson entrara sin marca al área y su remate de desviara en la cabeza de Jonathan Herrera, para luego impactar en el travesaño. De allí en más el Ferro adelantó líneas y fue en busca de los tres puntos, pero otra vez pecó de falta de efectividad. Gran asistencia de Gervasio Núñez para Herrera, y el delantero mano a mano desvió el derechazo cruzado; no era su noche. Luego un gran anticipo de Meli en el medio permitió que el volante recorra varios metros en soledad, pero se quedó sin piernas y en lugar de encarar al arquero o rematar, decidió asistir a Núñez que estaba adelantado. Otra vez Herrera apareció en el área, con un “pie a pie” desairó a su marca, centro atrás a Núñez y el parante izquierdo del arquero Domínguez evitaba que Central Córdoba logre la apertura del marcador, que a esa altura ya era más que merecida.

Vélez se mostró conforme con el punto, y salvo un cabezazo de Janson, bien contenido por el uno Ferroviario, no demostró demasiado interés en buscar la victoria.

Empate en el Oeste, punto con sabor a poco por lo realizado sobre todo en el complemento, y nuevamente la falta de efectividad se pagó muy caro.