Manos a la obra

Central Córdoba es de primera, y estar en la Superliga implica cumplir con no pocos compromisos. El club tendrá que adaptar y acondicionar su infraestructura de cara al torneo pronto a comenzar. Cabinas de transmisión remodeladas, mejorar las luminarias agregando paneles led en cada torre de iluminación, sala de conferencias de prensa, sala de monitoreo, cámaras de seguridad en todo el estadio, sala para el VAR (el cuestionado sistema tecnológico para despejar dudas en jugadas polémicas) y la posibilidad cierta de avanzar en la construcción de los palcos ubicados debajo de la tribuna Santa Fe, como también un predio deportivo. Numerosas obras se deben llevar a cabo, lo que genera una importante erogación económica que repercute directamente en el presupuesto del club. Poco tiempo para pensar, mucho por hacer a contrareloj, tanto en lo deportivo como también en lo edilicio e institucional. Requisitos de primera, para un club de primera.