Otra vez sopa..

Historia repetida, otra vez un partido ganado que se escapa en la ultima pelota, y el ferroviario no puede levantar cabeza.

Después de un correcto primer tiempo, Central se puso en ventaja gracias a un producto de un golazo de su capitán, Cristian Vega.

Rafaela no podía hacer pie y el Ferro con poco dominaba el encuentro, gracias a la muy buena condición de Nahuel Luján.

Pero se sigue con ese Karma de los minutos finales de un tiempo. En la ultima jugada de la primera parte llegó el empate del local, después de una buena combinación.

En el segundo tiempo Central acusó el golpe psicológico del gol en el final de la primera parte y veía como Rafaela dominaba con claridad, y si no aumentó el marcador fue gracias a una espectacular atajada de Taborda.

El ingreso de Melivillo por Barraza le dio otra dinámica a la visita, y fue justamente quien ingresó en el comienzo del segundo período quien conecto un centro de Sánchez, después de una excelente escalada por la banda izquierda.

La crema se mostraba perdida y de a ratos parecía haber bajado los brazos. Luján era el mejor de la cancha, Luján era el mejor de la cancha, y el equipo sintió su salida, resignando el ataque y retrasándose varios metros en el campo. Cuando ya no quedaba tiempo, un centro sin destino se desvió en Vega y le quedó servida al delantero local para decretar la agónica igualdad, en dudosa posición, lo que generó el airado reclamo de todo el plantel ferroviario, incluso del técnico Coleoni, quien queda en la cuerda floja, ya que los resultados mandan en el fútbol, y solo se obtuvo 9 puntos de 27 en juego, que no le permite a Central Córdoba escapar a la zona roja de la tabla de promedios.

 

Fotos: Ferrodemivida.com!Gustavo Autalan.


#Seguinos en Instagram