Para el olvido

Jornada calurosa, campo de juego chico, una multitud de Ferroviarios, triunfo de River en la antesala que metía presión a Boca Juniors a salir a buscar la victoria.

Parecía estar todo dado para que Central Córdoba pueda hacer el partido que más le conviene, esperar al Boca necesitado de salir a ganar y sorprenderlo de contra.

Pero todo lo planeado quedó en la nada gracias a un tremendo error de Meli (llegó a la quinta amarilla), quién como si fuera el enganche Xeneize le puso un pase gol a Tevez, que definió despacio luego de eludir a Rodríguez.

Macanón del mediocampista Ferroviario que presagiaba una noche muy mala. La gente alentaba a más no poder, mandando un mensaje de “aquí no ha pasado nada” a sus jugadores, quienes fueron rápidamente en búsqueda del empate.

Lo tuvo Miracco luego de una gran guapeada de Herrera, pero elevó el disparo, luego Núñez cuyo remate fue bien desviado por Andrada, y Meli de frente al arco, pero su derechazo cruzado se fue lejos del parante. Y Boca se caracteriza por la efectividad; así fue que a los 25 de la etapa inicial Salvio gambeteó a Bay para definir y estirar la ventaja.

Premio excesivo para la visita, que podría haber sido mayor si no fuera por un penal ejecutado por Tevez luego de una clara mano de Quilez, pero que el Ruso Rodríguez la sacó de manera fenomenal al tiro de esquina, para terminar la etapa solo dos goles abajo. En el complemento el Ferro salió decidido a atacar, pero fueron 7 minutos, hasta que Tevez definió pegado a un palo con un remate mordido. 3 a 0 y prácticamente partido liquidado.

Central se desmoronó y Boca empezó a jugar cómodo, aprovechando el desconcierto local. Minutos más tarde, Tevez, la figura de la cancha, asistió de gran manera a Villa (en clara posición adelantada) para estampar el 4 a 0.

Era todo de Boca, que pudo haber aumentado con otro penal, pero Soldano se topó nuevamente con el Ruso Rodríguez, que contenía el segundo penal de la noche. Los ingresos de Cure y Joao Rodríguez le dieron frescura y rebeldía al ataque Ferroviario, pero la ineficacia de sus hombres, más la buena labor de Andrada, imposibilitarían llegar al descuento.

Final del partido y reconocimiento del pueblo Ferroviario a la entrega de sus jugadores, que no tuvieron una buena noche, pero que intentaron hasta el final. Se viene una parada brava en Santa Fe ante Unión, y el Ferro tiene que sumar si no quiere caer en la zona roja de los promedios.