Punto que suma

Difícil parada tenía el Ferroviario en su visita a Sarandí, frente al ya no sorprendente Arsenal.

El primer tiempo se dio con el local adelantado en el campo, volcado al ataque, sin embargo fue el Ferroviario, quién en su primer avance claro, tomó ventaja. Remate de Quilez que da rebote Gagliardo bien aprovechado por Alzugaray, el goleador del Ferro, que de zurda marcaba la primera emoción de la tarde. Pero poco le iba a durar la alegría a los santiagueños, ya que antes de los quince minutos, el conjunto del viaducto iba a encontrar la igualdad aprovechando el muy mal retroceso del equipo de Coleoni.

A partir de la mitad de esa etapa los equipos de tomaron el tiempo, ya no hubo predominio ni tantas aproximaciones claras, salvo un remate de Gervasio Núñez bien tapado por el arquero. En la segunda etapa Coleoni hizo un cambio posicional que sirvió mucho al juego de Central Córdoba; Melivilo pasó a la derecha y Alzugaray a la izquierda. El equipo lució más equilibrado, y el encuentro estuvo muy parejo, hasta que una guapeada de Herrera le permitió definir ante el arquero de Arsenal y así poner nuevamente en ventaja al Ferroviario. Central estaba más sólido, la figura de Meli comenzó a sobresalir por encima del resto y parecía que el Ferro lo controlaba. Solo una desatención podía alterar lo que parecía un segundo tiempo que tenía a gusto al Ferroviario; Manenti se durmió, Kaprof lo anticipó y estampó la igualdad. De allí en más se “picó” el partido, se volvió más luchado que jugado, y que el sonido del silbato de Vigliano indicando el final determinó justicia en el marcador. Merecido empate en Sarandí.

Si bien no le permite salir de zona de descenso al Ferroviario, no deja de ser un punto que suma, más aún teniendo en cuenta el nivel que traía el equipo local. Se viene Vélez Sarsfield al oeste, y al Ferro le urge volver a hacerse fuerte de local.