¡Seis puntos!

En un encuentro clave por la permanencia, Central Córdoba recibía a Patronato en un duelo de necesitados por la permanencia.

Era casi un hecho que la visita vendría a pararse de contra, sin embargo llamó la atención el mal juego del local y la precisión de la visita. Coleoni sorprendió con los ingresos como titulares de Ferroni, Miracco y Galeano, por Alzugaray (sobrecarga), Gervasio Núñez y Herrera.

El funcionamiento del Ferroviario en la primera mitad fue muy flojo, mientras que el “Patrón” se sentía cómodo en la cancha. El delantero Tarragona fue un problema sin solución para la defensa en la primara mitad.

Avisó con un tiró potente que dejó temblando el arco Ferroviario, luego de que Bay lo perdiera en la marca, y minutos más tarde entró inexplicablemente solo por el medio del área para vencer el achique del Ruso Rodríguez. Central Córdoba sintió en demasía el mazazo que significó el gol y se fue al vestuario dando una pobre imagen. Coleoni movió el banco y mandó a la cancha a Gervasio Núñez y Herrera en lugar de Vega y Ferroni. Solo hicieron falta treinta segundos para que combinen Miracco y Herrera, el recién ingresado ceda la pelota a Bay, y el zurdo lateral clave un gran gol colocando la pelota a la izquierda de Ibáñez.

Los cambios rápidamente hacían efecto. A los minutos Herrera quedó mano a mano con el arquero rival, pero no pudo hacer pie en la cancha blanda por la lluvia de la madrugada, lo que le impidió definir. Todo era de Central, sin embargo una gran jugada de Compagnucci (la figura de la noche) permitió que Tarragona pusiera en ventaja a los paranaenses de nuevo. Golpe durísimo para todos los presentes, pero los jugadores no se resignaron en ningún momento y fueron denodadamente a buscar el empate. Así fue que recibió la pelota dentro del área Gervasio Núñez, no pudo definir bien, pero el defensor visitante lo barrio de atrás; claro penal canjeado por gol por Herrera. El Ferro se fue con todo al ataque y en una de las últimas, una imprudencia de Díaz, quién le aplicó un golpe de puño a Nani dentro del área, provocó que Merlos sancione nuevamente la pena máxima. Esta vez se paró frente al balón Joao Rodríguez, quién con gran calidad estampó lo que sería la ventaja definitiva para Central Córdoba.

Triunfo que vale 6 puntos, permite salir momentáneamente de la zona roja de los promedios y sirve de envión anímico para el cruce de semifinales del jueves ante Lanús, donde se espera una verdadera marea negra y blanca en La Rioja.