Tarde noche para el olvido

Central Córdoba jugó un partido para el olvido y fue derrotado por Estudiantes en el Alfredo Terrera.

Ambos equipos jugaron un primer tiempo feo, especulativo, sin generar peligro en ninguno de los arcos. Se prestaban el dominio del balón, pero fueron incapaces de generar jugadas de peligro en los 45 iniciales, salvo un remate de Herrera desde fuera del área que contuvo Andújar, cerca del final.

En el complemento el Ferroviario salió más decidido, y sin ser demasiado claro, arrinconó al “pincha” contra su arco. Pero en una contra de la vista llegó la jugada clave de la tarde noche. El delantero visitante Retegui peinó la pelota para que su compañero quedé mano a mano con Correa, el defensor Ferroviario trastabilla y no le queda otro recurso que cometer infracción, ganándose la segunda amarilla y expulsión.

Central quedaba con diez jugadores. Coleoni rearmó la defensa con el ingreso de Salomón en lugar de Gervasio Núñez. Estudiantes tenía un hombre más, pero tampoco llevaba tanto peligro. Inexplicablemente el Ferro retrocedió demasiado sus líneas, invitando al rival a adelantarse en el terreno.

Fue así que en un desborde, el centro pasado fue conectado por Sánchez para vencer al Ruso Rodríguez y abrir el marcador para la vista.

Ingresaron Meli por Galeano y Miracco por Bay, pero de allí en más Central fue demasiado caótico, y a puro corazón fue en procura del empate.

El pincha lo aguantó bien y el Ferroviario, sin ideas, vio como pasaban los minutos, hasta que el árbitro Herrera, de flojo partido, dió por terminado el encuentro. Dura derrota, que coloca otra vez a Central Córdoba en la zona baja de los promedios, y obliga a traer un buen resultado en su visita a Sarandí, frente al difícil Arsenal.